Google+ Seguidores

lunes, 9 de marzo de 2015

Assassin's Creed: Unity


La saga de los Asesinos lleva formando parte de nuestras vidas de videojugador desde hace ya un tiempo. Querida y odiada a partes iguales, se ha ido abriendo paso mejorando y expandiéndose hasta alcanzar una envergadura elogiable. Nuestros queridos encapuchados nos han dado alegrías pero también algún que otro disgusto y, a día de hoy, no todo el mundo está contento con el resultado de la entrega más actual. Muchas han sido la quejas proferidas hacia Unity, desde que es un amasijo de bugs, hasta que se torna aburrido y no está a la altura. Son justificadas dichas quejas? En mi humilde opinión, no lo son en absoluto.


Esta vez ha sido Francia el lugar elegido para un nuevo capítulo en la interminable lucha entre asesinos y templarios. Sobra decir que París tiene entre sus catedrales y sus bellos edificios, encanto más que de sobra para no solo convencernos, sino también para conquistarnos con sus maravillosas vistas. No habrá un solo edificio mal recreado y el nivel de detalle alcanza lo enfermizo cuando contemplamos una catedral de Notre Dame que ralla la perfección. Eso sin mencionar que un gran número de edificios tienen las puertas y las ventanas abiertas para que los exploremos a placer, previo susto de sus inquilinos.