Google+ Seguidores

miércoles, 24 de junio de 2015

Últimamente: La nostalgia es poderosa


Probablemente el mejor aliado pero, a la vez, el peor enemigo del retro gamer, la nostalgia siempre está ahí para jugarnos malas pasadas. Cuántas veces habremos dicho aquello de "aquel juego se veía tan bien" o "me gustaba tanto, era tan divertido" y luego, al volver a jugarlo, eso otro de "vaya, pues no es como lo recordaba". En mi caso han sido muchas y seguro que en el vuestro también. Juegos que en su día subieron el listón o que fueron directamente leyendas, como ese MGS que a todos nos encandiló. En su momento nos entraron por los ojos y forjaron un idea en nuestra mente que, con el tiempo, permanece ahí casi tan joven como el primer día. 


Pero todo es volver a poner el juego para llevarnos un chasco tan grande como la diferencia que hay entre nuestro recuerdo y el aspecto real del juego. Por supuesto también están los títulos que no envejecen o que no lo hacen de forma tan notoria y, aun con el transcurso de los años, siguen luciendo bien, aunque no tan bien como en su día, pero bien a fin de cuentas, como, por ejemplo, FFIX, que para mí sigue conservando esa magia y esa belleza que tuvo desde el primer día.




Últimamente he jugado a AC Unity y debo decir que el aspecto del juego para mí es inmejorable (al margen de los posibles bugs), pero la verdad es que la primera vez que lo vi pensé "pues ha mejorado pero no tanto". Acto seguido volví a ver AC 3 y 4, los cuales me fascinaron en lo técnico, solo para comprobar que estaba equivocado. Unity había mejorado lo indecible. Estaba a años luz en lo que a gráficos se refiere.


Y como este caso, muchos otros. El ya mencionado MGS, o FFX que no fuimos pocos los que nos quedamos ojipláticos con su secuencia de introducción, o el legendario GoldenEye que nos hizo ver el poder de aquella añeja consola de 64 bits.
Todos son títulos que merecen su hueco en nuestra memoria, y tanto si los recuerdas jóvenes ,como si los has vuelto a ver y te has llevado una sorpresa, lo importante es que recuerdes lo divertidos que eran y lo que sentiste cunado los jugaste por primera vez, años atrás. Esa sensación perdura y no se borrará por muchos juegos que salgan con gráficos inmensamente superiores.







No hay comentarios:

Publicar un comentario