Google+ Seguidores

domingo, 23 de diciembre de 2012

Últimamente: Warriors Orochi 3



Si has leído mis reseñas de juegos o has leído la revista Players 2K en la que participo sabrás que jugué y me gustó mucho el juego One Piece Pirate Warriors. Dicho título se presenta ante los fans de la serie como un musou ideado por los ya veteranos Tecmo Koei que se asociaron con Namco Bandai para la creación de uno de los más fieles y representativos juegos que los seguidores de One Piece hemos tenido ocasión de saborear. Echando la vista atrás sólo me vienen a la cabeza dos ejemplos más de juegos de tipo musou que yo haya disfrutado, a saber: The Fist of the North Star: Ken's Rage y Saint Seiya: Sanctuary Battle. Estos dos junto al del sombrero de paja completan mi corta experiencia en los juegos de yo contra el barrio multitudinarios.




Y es que nunca me han atraído este tipo de premisas, aunque me encanten los hack and slash clásicos como God of War o Devil May Cry, nunca me ha apetecido machacar hordas de enemigos con historias contadas a base de parrafadas de texto acompañadas de imágenes estáticas. Así que si los tres juegos mencionados antes han llegado a mis manos es porque soy un gran fan de One Piece y Saint Seiya (el caso de Kenshiro es especial ya que no conozco la serie pero lo poco que he visto me ha gustado y me apetecía probar, lo cual fue acertado porque lo acabé disfrutando) y necesito un aliciente como personajes que me atraigan para que me lance a pasar horas en uno de estos juegos que como me han comentado hace poco, son "roba-vidas".

lunes, 17 de diciembre de 2012

Super Mario Bros U


A día de hoy por todos es sabido que el nombre de Mario es sinónimo de diversión. Desde los tiempos de la vieja NES, los juegos de Super Mario nos han ofrecido partidas rápidas, frenéticas y sobre todo desafiantes y divertidas. Cada nivel representaba una sucesión de plataformas, enemigos que derrotar y power ups que recoger para facilitar el desarrollo del nivel. Todo esto sumado a un simpático diseño de personajes y niveles ponían la guinda a uno de los mejores juegos de plataformas que jamás han pasado por nuestras manos. Y eso, por supuesto, no ha cambiado por muchos años que pasaran desde su primera incursión en nuestras consolas.


Con la llegada de Super Nintendo, Mario se actualizó de la mejor manera posible. Aumentó el número de fases, mejoraron los gráficos y se incluyó a Yoshi por primera vez como compañero inseparable de Mario, el uso del cual como montura facilitaba mucho los niveles. Aunque, sin duda, una de las mayores mejoras que no se volvió a repetir en ninguna de las entregas de Mario posteriores fue la inclusión de un mapa para acceder a las fases. Dicho mapa se bifurcaba, ocultaba el camino a algunos niveles y nos obligaba a encontrar llaves en dichas fases para liberar algunos caminos. Al parecer el mapa fue un éxito y la mayoría de fans se preguntaban el por qué de su desaparición en las siguientes entregas de la saga.


martes, 11 de diciembre de 2012

Últimamente: WiiU



Últimamente, a parte de disfrutar como un enano de la WiiU que ha caído en mis manos por sorpresa, me he estado preguntando qué llevó a la compañía de la gran N a tomar la arriesgada decisión de priorizar la innovación por encima del alarde técnico. Y no digo que esa decisión sea incorrecta, ya que a mí personalmente me conquista más un juego que me divierta que no uno que me regale la vista con exquisitos gráficos, que si los tiene seré el primero en admirarlos pero no por ello los priorizo.


Cuando, allá por los lejanos años 80, Nintendo lanzó su primera consola de sobremesa, la vieja y querida NES, estaba a la par con su rival más directa, la Master System. Puede que entrando en especificaciones técnicas, la consola de Sega le sacara ventaja, pero a la hora de jugar con sus juegos, la NES demostró estar a la altura y a veces por encima, y más de lo mismo pasó con la siguiente generación. Super Nintendo y Mega Drive tenían cada una sus especificaciones, esta vez más distintas y enfocadas cada una a un aspecto distinto (Super Nintendo apostó por mostrar polígonos en 3D en algunos juegos como Star Fox, mientras que Mega Drive prefirió aumentar su velocidad para dar a luz al todopoderoso Sonic) pero nadie puede discutir que ambas tenían un poder gráfico fuera de serie para los tiempos que corrían. Pero fue con la siguiente generación donde Nintendo mostró su supremacía con la gran Nintendo 64. Por todos es sabido que esa consola no acabó de cuajar como debería aunque albergó grandísimos juegos con unos gráficos que no parecían posibles.