Google+ Seguidores

martes, 2 de octubre de 2012

Primera impresión: Resident Evil 6


 Resident Evil 6 es un juego que me causa impresiones encontradas. Por un lado soy muy fan de la saga, desde las entregas antiguas en las que había que buscar llaves para abrir puertas y resolver puzzles con manivelas y emblemas, hasta las actuales en las que hay que disparar primero y pensar después.
Cuando RE4 llegó a mis manos, pensé que aquello no era un RE y que no me iba a gustar, pero pocas horas de juego más tarde no sólo me demostró que estaba equivocado sino que a día de hoy es uno de mis juegos favoritos. Más tarde llegó RE5 y junto a él, muchísimas críticas negativas que lo ponían como un nefasto juego que no merecía llevar el nombre de Resident Evil en su título. Sin embargo a mí me pareció un grandísimo juego con el que he pasado horas y horas jugando solo y en cooperativo. Es cierto que abandonó la temática oscura y tenebrosa que sí tenía RE4 para dejar paso a escenarios a la luz del día y enemigos que disparaban con armas de fuego, aunque seguían estando los infectados lentos y torpes de siempre.



Con estos precedentes, sin duda RE6 me iba a gustar muchísimo, pero tras ver el, para mi gusto, decepcionante Operación Raccoon City, empecé a temerme lo peor. Pues bien, Resident Evil 6 ya está en mi poder y después de algunas horas de juego, puedo decir que, sin parecerme un mal juego, no me parece ni de lejos tan bueno como lo fueron sus dos antecesores. El título nos ofrece tres campañas al empezar y una cuarta que desbloquea más adelante. Jugaremos con Leon, Chris y Jake, cada uno con su compañero o compañera que también podremos controlar. En un principio estas campañas debían estar bien diferenciadas la una de la otra, tal que así: Chris se centraría en la acción pura y dura como si de un shooter en tercera persona se tratase, Leon apostaría por el terror clásico en el que tendríamos que buscar llaves para abrir puertas mientras exploramos escenarios oscuros y tenebrosos con la ayuda de nuestra pequeña linterna y, finalmente, con Jake, tendríamos una mezcla de ambos estilos.


Pues debo decir que, tras jugar con los tres en las dos demos que se publicaron (la primera al comprar Dragon's Dogma y la segunda tiempo mas tarde en los bazares de ambas consolas) con el que más me apetecía jugar era con Leon. Una vez con el juego completo girando en mi consola, lo que me he encontrado es que la única diferencia entre la campaña de Leon y la de Chris es que con Leon apenas se puede ver nada ya que el escenario es exageradamente oscuro y ni con el brillo al máximo se distinguen bien los alrrededores, pero los disparos y la acción están presentes en ambas campañas.


 Incluso controlando a Leon lo único que haremos es disparar y disparar y si en algún momento necesitamos encontrar una llave, el juego nos indicará la posición exacta de la misma mediante un indicador de proximidad. Recorreremos un pasillo oscuro, pasaremos por una puerta y de nuevo a disparar contra una nueva horda de zombis. Todo aderezado con escenas muy dinámicas y repletas de quick time events, que me encantan, pero la sensación que me quedó es de haber jugado a Left for Dead y no a Resident Evil.
Me dispongo a seguir jugando la campaña de Leon a ver si se impone un cambio con los siguientes niveles pero de momento la primera impresión no ha sido tan satisfactoria como esperaba y es una pena porque Resident Evil 5 a pesar de contar con mucha acción, sabía racionarla mejor y no me daba tanto la impresión de ser un shooter del montón como me ha parecido RE6. Lo dicho, seguiré reventando cabezas de zombis a la espera de un cambio en el desarrollo del juego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario