Google+ Seguidores

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Últimamente: Forza Motorsport 4



La verdad es que nunca he sido muy seguidor de los juegos de conducción. Me gustan un par de títulos enfocados al rally como los Collin Mc Rae Rally de la vieja PSOne o los nuevos DIRT, pero los más complejos o realistas como GT o Forza siempre me han tirado para atrás. Entonces llegó el día en el que el bazar de Xbox Live recibió la demo del último juego de conducción exclusivo para la máquina de Microsoft: Forza Motorsport 4. Estoy hablando de mediados del 2011, ya que el juego no se ponía a la venta hasta finales del mismo año así que ya ha llovido desde entonces.


Cuando me dispuse a probar la demo no me imaginaba ni por asomo lo que estaba a punto de ver. Elegí el coche que más me gustaba de los que había a mi disposición y entonces el juego entró en modo "vista".
"La madre que me....." fue algo aproximado a lo que pensé cuando vi el modelado de aquel coche. Jamás había visto algo así antes en ningún sistema. Era lo más absolutamente realista que había pasado por mi pantalla en mucho tiempo. Así que me puse a jugar. Y la cosa no hizo más que mejorar. El control era absolutamente delicioso, y tenía el equilibrio perfecto para que un inepto de la mecánica como yo pudiese aprender a manejar el rugiente vehículo sin hacerlo pedazos contra la primera pared.



Ya había probado antes Forza 2 y 3 pero ninguno de ellos me había cautivado como lo hizo la 4 entrega, y eso solo era la demo. Estaba deseando tener en mis manos el juego completo pero nunca llegué a comprarlo, puesto que otros títulos captaban más mi atención por aquella época, títulos de géneros más apetecibles para mi gusto. Aunque siempre me quedó la espina clavada de no poder jugar a Forza 4 más allá de dos coches y un circuito, que era lo que ofrecía la demo.


Pues bien, ayer mismo entré en una tienda nueva de empeños que han abierto cerca y pude ver una pila de juegos de Xbox 360 todos a 10 euros. Sin importar su calidad o su antigüedad, todos al mismo precio. Como soy un buitre no pude evitar echar un vistazo a ver qué me encontraba. Y sorpresa, sorpresa.
Allí estaba, una copia en perfecto estado de Forza 4. No hace falta decir que me la llevé al instante y me fui a casa con muchas ganas de empezar mi carrera, y nunca mejor dicho, como piloto de potentes coches.
Una vez en casa, con el juego instalado y listo para arrancar, me lo pasé como nunca a los mandos de un juego de conducción, competí en eventos, gané pasta, me la gasté en coches cutres pero que me gustan...


En general, me divertí de lo lindo con un juego por el que, antes de probarlo, no hubiese dado un duro por él. Y sigue pareciéndome absolutamente increíble su apartado gráfico. Se me cae la baba cada vez que selecciono un coche, y me pregunto cómo se podría mejorar esto ahora que Forza 5 está en la calle demostrando de qué es capaz la nueva XboxOne. Lo que sí tengo claro es que cuando me haga con la nueva consola de Microsoft, Forza 5 será uno de los juegos que la acompañe. Porque nunca digas "nunca".
Es la lección de hoy ;)


2 comentarios:

  1. A mi también me encanta buitrear en las tiendas de segunda mano buscando juegazos a precios absurdos, espero que algún día se pueda vivir de ello x'DDDD

    He visto algunos gameplays y parece un juegazo, que envidia!

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo que fué uno de los últimos juegos que compré de salida, (hace años que me abstengo a comprar juegos de salida a no ser que sea algo MUY puntual) y aún hoy en día me quedo a cuadros cuando lo veo, es como si lo hubiesen pasado por un motor de render v-ray pero no, es una puta xbox360, el trabajo de los artistas técnicos que lo optimizaron todo para que se viese así es digno de quitarme el sombrero y regalárselo de paso.

    ResponderEliminar