Google+ Seguidores

jueves, 23 de abril de 2015

Mortal Kombat X



Hablar de Mortal Kombat es hablar de un gran mito de los juegos de lucha. Con el permiso de Street Fighter, es uno de los grandes que nos hizo gastar horas y horas aprendiendo golpes, técnicas y los tan conocidos por todos, Fatalities. Si MK se ganó un huequecito en nuestros corazones en un género tan concurrido como el de la lucha, fue ni más ni menos por su alto componente gore. Sus realistas sprites, sacados de actores reales disfrazados también tuvieron parte de la culpa. Era todo un placer culpable ver como estos muñecos tan reales se daban palizas extremas, hasta el punto de partirse en pedazos y estallar en trocitos carmesíes. Era toda una oda a la violencia, que no todo el mundo estaba preparado para soportar, pero que quedó grabado en el recuerdo de todo gamer.



Mortal Kombat X sigue la misma fórmula y nos presenta un nuevo equipo de protagonistas, manteniendo a casi todos los anteriores. La historia sigue varios años después de la entrega anterior y nos pone en la piel de los hijos de algunos de los personajes principales, y nos empuja a detener a Shinnok, un demonio aún más poderoso que Shao Khan. Utilizando un personaje distinto en cada capítulo, iremos siguiendo el argumento hasta llegar a enfrentarnos a dicho ser del averno, de esta forma, aprenderemos a dominar a casi todos los luchadores mientras vamos completando los capítulos. Cabe decir que, aunque el argumento no es nada del otro mundo, está mucho más trabajado que el de MKIX y casi nunca habrán excusas baratas para entablar los combates.


Ahora, varios años después de la primera incursión de la saga en consolas, nos llega la décima entrega canónica que nos explica los hechos tras el polémico final de MK IX, que nos hizo quedarnos boquiabiertos ante la pantalla, deseando que fuese una broma y el juego no acabase realmente ahí. Cabe decir que la novena entrega marcó un antes y un después en la saga, convirtiéndose en un reboot que nos explicaba el inicio de la historia, haciendo uso de cinemáticas entre los combates. Esto es un gran punto a favor, ya que intensifica el interés y provoca expectación por saber qué ocurrirá en el siguiente capítulo.


Pero no todo es historia en MKX. El título se alza como uno de los más completos de la generación en todos los aspectos. A parte del susodicho modo principal, tenemos el ya clásico "torre", que nos plantea una serie de combates hasta llegar a Shinnok. Al terminar, seremos recompensados con un pequeño relato además de algún que otro traje.
Juguemos al modo que juguemos recibiremos dinero al ganar combates, que podremos utilizar en el modo "kripta", una especie de RPG al estilo vieja escuela, que nos incita a avanzar en primera persona por cuevas y demás parajes lúgubres, luchando con arañas y lobos para desbloquear premios con el dinero conseguido. 


Contando además con los evidentes modos online, nos encontramos con un juego que nos va a dar horas y horas de peleas y sangre. Porque además cuenta con un apartado técnico de lujo. Los personajes están diseñados con esmero y se mueven con gran fluidez. 
Los escenarios no se quedan cortos y cuentan con varios elementos de interacción con los que podremos contar para reducir aun más la vida de nuestro oponente. MKX ha sido también doblado a nuestro idioma y esta vez se ha hecho un trabajo bastante mejor que en el juego anterior, contando a veces con alguna voz que no acaba de convencer, pero por lo general se ha hecho un buen trabajo.


MKX es una compra asegurada si eres o fuiste fan de estos encarnizados luchadores. La fórmula se ha mejorado muchísimo aunque sigue respetando el espíritu original. Tiene muchísimo que ofrecer y se desmarca del que fue su rival más directo, el cual tan solo ofrece Arcade y Online. En mi opinión todos los juegos de lucha deberían tomar de ejemplo a MKX y ofrecer un modo principal tan elaborado y adictivo. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario