Google+ Seguidores

domingo, 17 de junio de 2012

Recuerdos Retro: Play Station


Así es cómo recuerdo mi primera consola de sobremesa. La Play Station de Sony. Esto se remonta bastantes años atrás, no recuerdo exactamente cuantos años tenía cuando me la regalaron mis padres en Navidades, pero el caso es que yo había pedido una Nintendo 64. Estaba en plena fiebre Pokémon y muchos de mis amigos disfrutaban ya de la consola de 64 bits y, cuando iba a sus casas, me moría de envidia al jugar a Pokémon Stadium. Aquello era increíble, esos gráficos, ése doblaje al castellano, las criaturas desplegando sus ataques en 3D con aquel nivel de detalle... Yo alucinaba. Y eso sin mencionar que me enamoré también de Mario 64. No sé que tiene ése juego, pero no podía dejar de pensar en él una vez lo probé.

Así que, en vistas de las inminentes Fiestas Navideñas, les pedí a mis padres la consola de Nintendo. Ellos se dirigieron a su centro comercial de confianza y le preguntaron al dependiente qué consola les aconsejaba, ignorando por completo que yo había especificado que quería la N64. El dependiente, basándose en las ventas, les dijo sin dudar que la Play Station era mejor ya que se las quitaban de las manos. Así que la compraron y la empaquetaron. No sé cómo pero llegué a enterarme de que ésa iba a ser mi consola, y no la de Nintendo, cómo yo quería. Pero no me importó demasiado, yo era un niño que quería jugar, y la PlayStation no dejaba de ser una consola con muchos juegos que ofrecerme. Pero el principal motivo de mi nueva convicción fué éste:



Dragon Ball era por aquel entonces mi serie de manga favorita y cuando supe de éste juego y de que estaba a punto de recibir una PlayStation, supe cual iba a ser mi nuevo entretenimiento en mucho tiempo. Por supuesto fué mi primer juego (mis padres nunca han guardado demasiado bien en secreto los regalos de Navidades) y yo mismo lo cogí de la tienda cuando me llevaron a por él. Ni me molesté en informarme si el juego era bueno o malo, sólo sabía que Goku estaba en la carátula y eso me bastaba. Luego, el mismo día en que recibí la consola, me vinieron junto a ella dos juegos más: El mundo Perdido e Independence Day.

Cómo ya dije en otro artículo, me declaro fan de los dinosaurios desde que era muy pequeño y la película de Spielberg no hizo más que agrandar mi fanatismo. Obviamente debía tener éste juego, y debo decir que me sorprendió gratamente. Tenía unos gráficos asombrosos para la época y era un plataformas de avance lateral basado en Parque Jurásico. Me encantaba controlar a un letal Velociraptor conviertiendo en presa a los cazadores o directamente meterme en un campamento a los mandos del Tyranosaurio y sembrar el caos.
Una delicatessen para mí, vamos.






Éste fué el último de los juegos que acompañaron la consola.
Mi padre sabía que me gustaron las dos películas, Jurassic Park e Independence Day por lo que supuso que los juegos estarían a la altura. Y acertó en un 50%. Así cómo el de JP me encandiló, el de ID no me gustó ni para pasar el rato.
Y tengo que decir que de crío era muy poco exigente (aún menos que ahora xD) y me tragaba casi cualquier cosa, pero esto fué demasiado. Nunca me pasé el primer nivel y fué el primero que vendí cuando supe que se podía hacer compra-venta en las tiendas.

Pero volvamos al juego que hizo que no me despegase de mi nueva amiga. Dragon Ball Final Bout fué el primero en girar en el lector de CDs de mi PlayStation. Lo primero que vi con atónitos ojos fué esa maravillosa intro hecha en animación por el equipo de la serie (o eso creo al menos). Nunca había visto nada tan increíble. Y además con su tema original cantado en japonés. Aún hoy sigue siendo uno de los openings de videojuego que más me gustan


Y luego claro, estaba el juego. Aquí es dónde empezaríamos a tener problemas si yo no hubiese sido un chaval que alucinaba con Dragon Ball y tenía en sus manos su primer juego de consola de sobremesa. Poco me importaba que los personajes fuesen cuadradotes y se moviesen de manera torpe. No dejaban de ser los personajes de DB moviéndose bajo mi mando. Era feliz con aquello, y más aún cuando descubrí el truco para desbloquear toda la plantilla de personajes incluído Goku en su 4º nivel.


Seguí jugando varios años después sin cansarme, y eso que nisiquiera tenia finales distintos para los luchadores, no se podían transformar, y casi todos los ataques finales eran los mismos. Pero para mí era suficiente. Lo único que eché en falta fué la ausencia de mi personaje favorito, Gohan en su etapa joven, vistiendo el traje de Piccolo. Aunque si salía Gohan adulto con el traje de Goku, tal y cómo sale en la saga de Bu. Algo es algo pero me quedé con las ganas del otro xD


Pasado el tiempo comprendí que, aún sin darse cuenta, mi padre había acertado completamente comprándome la PS en lugar de la N64, no ya por los juegos de Dragon Ball y Jurassic Park, sino por el hecho de que casi todos los juegos venían o traducidos o doblados al castellano, mientras que en la consola de Nintendo la mayoría estaban en inglés. Más adelante pude disfrutar de la saga Crash Bandicoot, Spyro the Dragon (todos ellos doblados excepto el primer Crash) y cómo no, Metal Gear Solid, que me lo pasé hasta sabérmelo de memoria, y los Final Fantasy que me dieron incontables horas cada uno de ellos.

Aún así yo seguía suspirando por la Nintendo 64 cada vez que ojeaba una revista de videojuegos. Recuerdo que cuando salieron las imágenes de Donkey Kong 64 casi me da algo. Ahora tengo ambas gracias a la venta de segunda mano y puedo decir que adoro la consola de Nintendo y que siempre recordaré cuánto la quise en su momento. Pero la PlayStation siempre estará en mi memoria como mi primera consola de sobremesa acompañada de esos tres primeros juegos, aunque sólo dos de ellos siguen en mi estantería.



Y así termina el segundo capítulo de Recuerdos Retro, con una vieja PlayStation funcionando a duras penas y un par de juegos con la caja llena de remiendos de celo. Viejos por fuera pero jóvenes cómo el primer día dentro de mi memoria.Gracias a Sony por darme esa maravillosa consola que aún hoy me da buenos momentos y gracias también a Nintendo por todos esos juegos que hicieron de la Nintendo 64 objeto de deseo durante mucho tiempo, y que más tarde pude disfrutar.







2 comentarios:

  1. Ains, tú y tus dinosaurios... xD (es coña, a mí también me encantan ^^).

    Me ha gustado tu artículo, pero siento decirte que voy a tener que "copiártelo" porque tarde o temprano voy a tener que hablar de mi PSX (bueno, eso de copiar es un decir porque la experiencia es bastante distinta) xD

    Hasta pronto, madrugador!

    Sigue escribiendo ^^

    PD: ¿Cuál será tu próximo Recuerdo Retro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengo ni idea de cual será el siguiente... porque después de la PS ya tuve la PS2 y no sé si considerarla retro aún... Supongo que hablaré de los juegos que fuí teniendo.
      Ya me lo pensaré xD

      Eliminar