Google+ Seguidores

jueves, 30 de agosto de 2012

Uncharted 3: La traición de Drake




Nathan Drake es un aventurero nato. No solo protagonizó un juego de aventuras y acción, que hizo que todos los que lo probamos nos quedásemos con los ojos como platos, sino que además dejó ese primer éxito a la altura del betún con su segunda parte. Nadie se quedó indiferente al contemplar esos entornos dinámicos que cambiaban a medida que Drake los recorría o los escalaba, o con las espectaculares secuencias de vídeo que el equipo desarollador creó, que contaban la trama como si de una película se tratara. Las zonas de exploración y escalada se entrelazaban a la perfección con intensos tiroteos que habían heredado el sistema de coberturas del excelente Gears of War, convirtiendo a Uncharted en una experiencia que ningún jugador debería dejar escapar. Pocas veces se han visto personajes tan aparentemente normales que desprendan tanto carisma y hagan que uno se encariñe con ellos. 




Uncharted 3 no lo iba a tener nada fácil, esta vez no bastaba con ser un buen juego. Esta vez tenia la difícil misión de superar a su antecesor, nada más y nada menos que uno de los mejores juegos de aventura (o quizá el mejor) que había caído en los chips de la PS3. Pero parece que para Naughty Dog no hay nada imposible y una vez más, nos han hecho sentir como unos auténticos exploradores. Así que abrochaos los cinturones y coged provisiones porque nos vamos al desierto de Rub Al Khali


La historia nos sitúa en un bar donde Nate en compañía de su inseparable amigo y mentor, Sulley, pretender vender el anillo que siempre lleva colgado al cuello, que a su vez, es un legado de su antepasado: Sir Francis Drake. Pero todo se tuerce cuando descubren que el dinero que les pagan es falso y al querer irse del establecimiento, los matones del comprador se les echan encima. Aquí es donde encontramos la primera novedad del juego. Los ataques aprovechando el entorno. Si tenemos un enemigo cerca de una ventana, podemos lanzarlo por ella, si está cerca de una mesa, lo empotramos sobre ella. Y así, cada combate será distinto y nunca nos aburriremos de luchar contra hordas de enemigos. 



Aparte de eso, están los tiroteos que, como ya dije antes, son muy dinámicos y fluidos gracias al sistema de coberturas y a la variedad de armas. Entre el arsenal encontraremos pistolas, ametralladoras, escopetas y hasta un lanzacohetes. La munición no abunda, porque de hecho, no hay cargadores, la única forma de recargar una vez vaciemos nuestra arma, es derribar a un enemigo y quitarles el arma, así que hay que andar con mucho cuidado y no disparar a lo loco. A eso hay que sumarle los distintos enemigos que nos encontraremos. Aparentemente todos parecen iguales ya que son personas mejor o peor armadas, pero pronto descubriremos que tan pronto aparece un matón con una pistola que se pone a tiro como uno totalmente blindado con un escudo antidisturbios que nos obligará a parapetarnos y pensar como colarle una granada entre él y su defensa. Pero cubrirnos tampoco servirá si abusamos de ello, ya que nuestros enemigos son inteligentes y buscarán la forma de rodearnos, lanzarnos granadas y hacernos salir de nuestro escondrijo.


Los escenarios del juego están increíblemente detallados y además no nos dará tiempo a aburrirnos ya que constantemente estaremos cambiando de localización y siempre a una escala que pocas veces habremos visto. Tan pronto estamos recorriendo una selva y de repente el curso de la historia nos hace viajar a unas ruinas. De repente todo se incendia y se derrumba y tenemos que huir a toda pastilla mientras nos asaltan los matones de turno. Todo transcurre a un ritmo frenético y siempre querremos saber que pasará a continuación. Realmente vale la pena ver el desierto de Rub Al Khali en todo su esplendor en una de las escenas más especiales de todo el juego. 



Gráficamente el juego ralla a un nivel impresionante. Los personajes son increíblemente expresivos y se mueven con una soltura apabullante. Si desplazamos a Drake cerca de un mueble pasará la mano por la superficie de este. Si pasamos por una cueva muy estrecha, nuestro personaje irá palpando las paredes para abrirse camino. Son detalles que llevan al juego un paso más allá y hacen que se disfrute mucho más. El doblaje al castellano como es habitual en la saga es una delicia y hacen que el juego se sienta como una gran película. Todo se conjuga para crear una de las mayores aventuras que se puede disfrutar actualmente en PS3. 

En cuanto a la duración, es posible completar al aventura en algo mas de 8 horas, pero eso sin contar los tesoros que están esparcidos por toda la aventura. Si nos dedicamos a rastrear cada rincón puede durar muchas horas más. Y luego claro, está el multijugador que alargará la vida del juego todo lo que el jugador quiera. Tal vez Uncharted 3 no resulte tan innovador como lo fue la segunda parte, pero cuando un juego roza la perfección, lograr una secuela que lo iguale e incluso lo supere en muchos aspectos, es toda una hazaña. 

Si tenéis una PS3 y aún no le habéis entrado a esta saga, no os preocupéis si empezáis con Uncharted 3. Cada entrega empieza y termina su propia historia y no deja cabos sueltos. Puede que en algún momento aparezca un personaje que apareció en la segunda parte pero no dirá nada que impida comprender el argumento. Pero como saga de videojuegos, es muy recomendable jugarlos todos a poder ser en orden, porque si después de jugar Uncharted 2 y 3, jugáis al primero, seguro que, en comparación, os sabe a poco.

Xavi Ruiz para Players 2K

No hay comentarios:

Publicar un comentario