Google+ Seguidores

domingo, 14 de julio de 2013

The Last of Us


Naughty Dog no es una desarolladora novata ni mucho menos. Quién más quién menos ya habrá jugado a alguno de sus juegos. Desde la época de la vieja PsOne ya nos deleitaban con uno de los mejores plataformas que ha pasado por nuestros mandos. Estoy hablando de Crash Bandicoot y si alguien aun no lo conoce, sinceramente creo que debería. Más adelante, con la llegada de PS2 y lejos de acomodarse en su exitosa saga, la terminó y se sacó de la chistera otra magistral saga a caballo entre las plataformas y la aventura: Jack and Daxter, y consiguió igual o más éxito que la saga del marsupial naranja. Lo mismo pasó con la nueva consola de Sony, la PS3. Nathan Drake nos demostró con Uncharted que Naughty Dog es capaz de adaptarse a cualquier territorio y salir airosa y con éxito.


Después de esta pequeña clase de historia, Naughty Dog decidió romper con su costumbre de crear una saga por consola y nos ha regalado una nueva experiencia. Y, una vez más, lejos de acomodarse y seguir con la saga Uncharted que tan bien ha funcionado, la exitosa compañía ha decidido demostrarnos que en el manido mundo post-apocalíptico con zombis no está todo escrito. Y es en este punto dónde entran Joel y Ellie. La pareja es sin duda el eje principal de la aventura y es con ellos dos dónde encontraremos el mayor atractivo del juego. La historia del juego es la típica dentro del mundo de los mundos de zombis, los protagonistas deben sobrevivir a las adversidades del mundo corrompido así que no encontraremos grandes sorpresas a lo largo del juego, pero como ya he dicho, la relación que se va formando entre los dos protagonistas es sin duda lo más interesante que veremos durante el desarrollo.



Sin duda la veterana  compañía no ha defraudado a nadie en cuanto al aspecto gráfico del juego, creando una de esas joyas que realmente hace que nos preguntemos si de verdad necesitamos un cambio de generación si la actual puede llegar a estos niveles de detalle. No existe ningún apartado que no esté cuidado al detalle, desde los personajes, tanto principales como secundarios, cómo en los escenarios y en cada uno de sus elementos. El agua, las paredes, la luz de nuestra linterna, la ropa, todo contribuye a sumergirnos absolutamente en el mundo que el juego nos propone. Y si los gráficos están a la altura en realidad no son nada comparados con la increíble ambientación.



Realmente se ha trabajado mucho la sensación de agobio y desesperación que transmite el juego. Durante los primeros minutos de partida me puse realmente nervioso y me sentí mal por los personajes que aparecían en pantalla. Estaba sufriendo por ellos, y eso es algo que ni el mejor survival horror ha conseguido transmitirme nunca. Más adelante la cosa se normaliza un poco y, a medida que van pasando las horas de juego, cada el miedo y la angustia se van desvaneciendo y ya no tenemos miedo de las criaturas pero sí seguimos en tensión, ya que un solo mordisco de los infectados que llevan más tiempo siendo zombis bastará para matarnos.


Durante el juego encontraremos todo tipo de objetos tales como basura o materiales varios que podremos usar para construir botiquines, cuchillos o reforzar los palos o barras que usaremos como armas y que se romperán con el uso. Las balas no abundan en absoluto así que no podemos liarnos a tiros a la primera de cambio y eso sin contar que nuestro personaje no es un experto en armas sino un hombre normal que al disparar se desestabilizará por el retroceso o no apuntará con precisión, así que la mejor opción siempre será deslizarnos por la espalda de los enemigos y acuchillarlos o simplemente noquearlos.


En resumen, The Last of Us es un juego cuidado al milímetro y que los amantes del universo zombi van a disfrutar sin duda alguna. Los que no gusten de este tipo de experiencia puede que se cansen a la mitad del trayecto porque no es un juego variado, la fórmula se repite hasta el final interrumpida sólo por algunos momentos en los que tendremos que empujar un coche que no arranca o montar a caballo, pero por lo demás nos pasaremos las horas de juego pillando enemigos por la espalda y ayudando a Ellie a trepar.
Eso no es en absoluto malo pero puede cansar a algunos jugadores que esperen que este juego es un Uncharted con zombis. No lo es. The Last of Us es un juego con una ambientación de cine, con su propia fórmula de juego y con unos personajes que nos piden a gritos un lugar en nuestra memoria de videojugadores. Sin duda debéis darle una oportunidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario