Google+ Seguidores

lunes, 2 de septiembre de 2013

Saints Row IV



Los matones de Steelport han vuelto. Pero esta vez no luchan por el barrio como en la segunda entrega, ni por la ciudad como en la tercera. No, nada de eso importa ya. Ahora los Saints dominan el país y su líder, el personaje que nosotros creamos y controlamos, es el presidente y daría su vida por su imperio. Cuando los aliens llegan para invadir el planeta y transportarnos a una simulación de Steelport para torturarnos mientras juega con la Tierra como si fuese una pelota, nuestra única opción es hackear la simulación para obtener superpoderes y encontrar al responsable de estropear nuestra querida patria.




El estilo de juego no ha cambiado demasiado, al menos hasta la llegada de los superpoderes. Entonces el juego adquiere un nuevo significado y se transforma en un sandbox de superhéroes capaz de hacernos sentir como alguien poderoso y capaz de correr más rápido que un coche o destruir a nuestros enemigos con las manos desnudas. El juego es una sarta de parodias a otras películas y videojuegos constante y siempre conseguirá arrancarnos una carcajada a cada minuto de juego. Matrix, Mass Effect, Star Fox, Space Invaders y un largo etc tendrán su momento de gloria durante la campaña aunque también tendrán lugar bromas creadas desde cero que tendrán tanta o más gracia que las parodias. 




La jugabilidad basada en los poderes adquiere un nivel de diversión y variedad pocas veces vistas en un sandbox y hace que conducir un coche se vuelva poco menos que inútil. Cuando puedes correr a velocidad supersonica o correr por las fachadas de los edificios para dar un salto de 50 metros y planear hasta llegar a tu destino, conducir no entra en los planes. El mapa está lleno de cosas por hacer, como en los anteriores juegos podremos adquirir comercios (esta vez debemos piratearlos), participar en actividades como crear el caos con un tanque o los alocados juegos del profesor Genki. Todo y más está presente para crear una experiencia amena y que no querrás dejar. Sin contar que la ciudad está llena de clusters, unos objetos que sirven para mejorar nuestros poderes, como más altura para el salto, mayor efecto en la explosión de fuego o absorber la vida de nuestros enemigos cuando los elevamos con la telequinesis. 



Durante la campaña iremos rescatando las mentes de nuestros amigos al más puro estilo Matrix y llevarlos de vuelta al mundo real, dominado por los aliens. Cada uno nos dará sus propias misiones secundarias que culminarán en una misión para que ellos también consigan poderes y , así, llegar a buen puerto al final de la aventura, al estilo Mass Effect. Los constantes guiños a otros juegos o películas de culto mezclados con las situaciones ineditas del juego crean una ambientación cómoda y divertida en la que siempre querrás completar una misión más para ver qué broma nos espera a continuación.



Este juego viene a ser la alternativa perfecta a la saga GTA en la que prima un estilo más serio y centrado.
Si sus gráficos algo anticuados no te echan para atrás y no te importa que reine el caos y la locura éste es tu juego. Es garantía de diversión y de adrenalina y si además los sazonamos con risas y parodias obtenemos un juego que se ríe de sí mismo y de todo lo que se le ponga delante. Un gran juego, largo, variado y con la posibilidad de hacernos sentir como un auténtico héroe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario