Google+ Seguidores

lunes, 15 de junio de 2015

Últimamente: La explotación de las sagas de videojuegos



¿Cuántas veces hemos pensado "Esto ya lo he jugado" o "Esto es más de lo mismo"? Es evidente que, con tantísimos años creando videojuegos, las compañías desarrolladoras deben innovar o morir, y a veces eso tampoco es suficiente. Cuando llegamos a la cuarta o la quinta entrega de una saga, esta ya muestra evidentes síntomas de agotamiento y es hora de renovarla o reiniciarla, en el caso de querer continuar explotándola. Ha ocurrido con grandes representantes de la historia de los videojuegos tales como Resident Evil, con sus entregas cada vez más orientadas a la acción, o con Final Fantasy, que desde hace unos años parece no encontrar su verdadera identidad.


Y no son los únicos. Otros como Assassin's Creed (que será en el que probablemente todos estaréis pensando) o Call of Duty también se aferran a entregas anuales para hacer más y más dinero a costa de aquellos que no se cansan de jugar "lo mismo" una y otra vez.
Es por este motivo que, cuando aterriza en las tiendas algo como Sunset Overdrive, Mario 3d World o Dragon Age Inquisition, por poner ejemplos que a mí me hayan gustado, nos lanzamos a por ellos como si no hubiese un mañana. Porque, a pesar de pertenecer a sagas conocidas (en el caso de Mario o Dragon Age), son franquicias que se toman su tiempo en reaparecer y, cuando lo hacen, suelen ser experiencias que no queremos perdernos, o directamente es algo totalmente nuevo y fresco como Sunset Overdrive.




Pero, por otro lado, también puedo comprender a las compañías que explotan una saga como AC, ya que, a pesar de que siempre existe una gran cantidad de gente que critica su reincidencia, estos títulos siempre copan las listas de ventas cada año. Además de que no se trata de un mismo equipo haciendo un juego deprisa y corriendo, sino que cada compañía cuenta con varios equipos trabajando a la vez.
Esto permite un margen de dos o tres años para crear dicho título, que quizá no sea lo suficiente como para pulir todos sus fallos (véase Unity) pero tampoco podemos decir que se trate de un producto hecho para cumplir y ya.



A mí, por lo general, no me parece mal que se haga un juego que sea muy similar al anterior, en el caso de que este último me haya gustado mucho. Es el caso, por ejemplo, de Far Cry 3 y 4. La tercera entrega me pareció alucinante y no pude dejarla hasta completarla y, tiempo después llegó la cuarta entrega con un planteamiento idéntico, pero igual de divertido y adictivo. Pues lo mismo me da jugar de nuevo algo similar si me va a divertir tanto o más.
Con AC pasa lo mismo. Cada entrega me atrapa hasta el punto de querer conseguir casi todo lo que hay en el mapa, e incluso la tercera entrega, que fue la que menos me gustó, tuvo ese efecto en mi.



En resumen, no estoy en contra de la explotación de una saga mientras sigan apareciendo juegos nuevos y frescos a la vez. No voy a negar que AC Unity me está encantando, a pesar de los bugs que ya no ocurren y que estoy deseando que salga AC Syndicate. Lo mismo que con Resident Evil, cuya sexta parte no fue la que más me gustó, pero también la disfruté.
Mientras siga teniendo mi ración de nuevas experiencias y entregas nuevas de sagas no tan recurrentes, por mí no hay problema. Sigo queriendo mi ración de asesinos de capucha blanca (o azul) y de soldados del futuro año tras año, pero de vez en cuando desconectaré para entrar en otros mundos más alocados y diferentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario